No todo el mundo, aunque tenga el dinero suficiente, es capaz de vivir de las apuestas deportivas. Hay muchos temas más asociados al hecho de tener dinero.

El factor presión, por ejemplo, es determinante porque no es igual hacer apuestas deportivas como pasatiempo, que por una necesidad concreta. Cuando esto se convierte en una fuente obligada para conseguir recursos debemos tener mucho cuidado.

Si lo toman muy en serio hay que saber soportar esa presión cuando se tiene una mala racha de apuestas perdidas, especialmente si se invierten cantidades grandes de dinero. Por eso aquí hacemos hincapié es recurrir al 10% de nuestro bank inicial y hasta menos porcentaje (5%) si se está iniciando.

¿Qué es el bankroll en las apuestas deportivas?

Uno puede perder 5.000 o 10.000 pesos y listo. No hay problema. Pero si se hacen apuestas con cifras superiores a los 100 mil, 200 o más (hay gente que apuesta millones incluso), la presión es enorme. Si se está en una racha positiva, con más de 5 apuestas, seguramente más de uno ha pensado en invertir más dinero. Del lado contrario, en las derrotas suele ocurrir que un apostador vaya de inmediato a tratar de recuperar lo que no se ganó en las primeras apuestas que vea disponibles.

Quienes llevan más tiempo en este tema, y además son conscientes de la filosofía y los riesgos que se corre en apostar, aconsejan estar preparados para perder. Saber que tarde o temprano llegará ese día. Por eso es importante no pensar solamente en el dinero que se cuenta, sino en los porcentajes. Admitir que con 10.000 pesos no se van a ganar 10 millones.

¿Cómo sé cuánto dinero me gano realmente en una apuesta deportiva?

Tipos de apuestas a las que no deberíamos prestarles mucha atención 

De hecho, la conformación de nuestro bank es clave. Con cantidades pequeñas se puede comenzar y en la medida en que el depósito crezca lógicamente implica subir ese porcentaje para apostar, siempre teniendo como base la protección de lo invertido. Por eso quienes han recurrido o están interesados en pagarle a alguien (tipster) tengan cuidado si les hacen apostar el 30%, 40%, 50% y hasta más de su bank.

Cuando los tipster nos hablan de “Unidades”. ¿Qué son y cómo se determinan?

El objetivo es que todos aprendamos a ser apostadores. Si alguien tiene la solvencia económica suficiente para invertir mucho dinero, bienvenido. Eso sí, no se sobrepasen en las buenas rachas. Hay que saber perder y asimilar estos hechos con mesura.

Algunos consejos:

📝 No ser apresurado en las derrotas, tratando de recuperar cuanto antes el dinero que se acaba de perder. Es mejor parar, dejar un buen tiempo para pensar, por ejemplo, en las razones por las cuales no salió el pronóstico o en cómo afinar mejor una buena estrategia para sacar beneficios con más regularidad.

📝 No apostar a deportes que no conocen. Si es fútbol, a ligas y partidos que habitualmente no sigue. Solo si se tiene un conocimiento fuerte, por ejemplo en la interpretando bien los datos o con el tiempo suficiente para ver el juego en directo, se abre la opción. Pero de lo contrario, no. Las apuestas en vivo también son un disparador de esa presión y temor a no perder, que nos conduce al fracaso si no nos sabemos controlar.

📝 Esto lo consideramos como una norma de oro desde que nació el proyecto: Lo más importante es conservar nuestro bank y en la medida en que crezca, sacar algunas ganancias para crecerlo paulatinamente. Como varios de ustedes seguramente, estamos empezando y tenemos claro que las apuestas son un pasatiempo. Se ganará algo, pero no es la solución inmediata a los problemas económicos que tengamos.

📝 Finalmente, hay algo que nos inquieta y a lo que sí le tenemos algo de pavor: Caer en ludopatía. Este es un tema bastante complejo, del cual las casas de apuestas nos advierten en sus documentos legales, pero sobre el que vale la pena matizar más de nuestro lado.

Queremos cerrar este post con algunas observaciones que hacen los sicólogos para detectar a tiempo si corremos el riesgo de convertirnos en ludópatas:

1⃣. No pueden abandonar el juego.

2⃣. Juega con dinero que no puede perder; es decir, cuando se utiliza parte de ese presupuesto que cubre algunas necesidades básicas realmente importantes.

3⃣. No lo están disfrutando. Cuando esto ya toma un carácter muy serio, a tal punto que perder una apuestas trasciende a una escala mayor a la de saber que es un pasatiempo y ya.

4⃣. Apuestan a recuperar lo perdido. Sobre todo cuando se ha dejado pasar poco tiempo tras perder una apuesta. Lo más probable es que vuelvan a perder el dinero

5⃣. Invierten cada vez más en el juego. Hay que ser lo suficientemente capaces de saber hasta qué punto podemos invertir en las apuestas deportivas. Cuando una persona no es capaz de controlarse y apuesta más de la cuenta, alerta.

6⃣. Hace lo que sea por dinero para el juego.

7⃣. El juego es su prioridad, dejando a un lado la familia u otros espacios que antes frecuentaba y ahora no.

8⃣. Se ve afectado su carácter.

Anuncios